Maria Chappuis

Analisis y Comentarios

Las Bambas & Cuajone: agenda encubierta?

El resumen de la semana es la paralización de Las Bambas que se suma a la de Cuajone, mientras el gobierno no hace ni dice nada, y en el diario oficialista “El Sombrero” los líderes de Perú Libre siguen promoviendo la nacionalización de la minería.

La semana pasada fueron citados ante la Comisión de Pueblos Indígenas, Amazónicos, Afroperuanos, Ambiente y Ecología funcionarios del MINEM para exponer el proceso de consulta llevada a cabo por tres años con la comunidad de Huancuire, que ha invadido las instalaciones de la minera y la ha obligada a paralizar.

Los funcionarios expusieron no sólo las normas de consulta sino también tuvieron que explicar los criterios básicos de los procedimientos administrativos que están regulados en la ley respectiva. Por las preguntas que hicieron, tanto la presidenta (Margot Palacios) como otros miembros de la Comisión, desconocían todas las normas que los funcionarios mencionaban.

Según la exposición del MINEM, durante más de 3 años, hicieron todo tipo de tratativas con la comunidad para realizar las audiencias, sin embargo ésta siempre encontró una argucia para evitar asistir. En julio pasado cerraron el procedimiento, y en agosto, cuando la visitó el entonces primer ministro firmaron un Acta (en medio de un bloqueo), donde se comprometía a iniciar un nuevo cronograma (a todas luces ilegal).  Luego se dio la palabra al abogado de la comunidad que de forma airada y tono altisonante reclamaba la falta de buena fe del MINEM. Finalmente, al presidente de la Comunidad la Congresista Palacios se le otorgó prácticamente un minuto para que hable.

A todas luces se notó que la comisión congresal no tiene el criterio ni la capacidad para resolver un conflicto entre una comunidad y la minera. Desconocen las normas, y carecen de tino necesario.

Pero allí no terminaron las actividades de la congresista Palacios, pues presentó un PL a fin de iniciar el proceso de instalación de una asamblea constituyente de 300 miembros. El argumento para esta cifra es según ella porque como Chile tiene 150, con el tamaño de población que tiene, al Perú le correspondería 300. La aritmética no es su fuerte, porque de aplicar “la regla de tres” el resultado es 254 y no 300. Pero sigue con sus problemas de cálculo. Según el censo el 17.7% de la población peruana se autocalificó “originaria” y 2.5% “afroperuana”. Lo que sumaría 20.2%. Pero la señora Palacios les asigna un decisivo 30%. Los sindicatos también son beneficiados en la distribución pues en nuestro país sólo 176 mil son trabajadores sindicalizados, esto no llega al 1% de la población, pero podrían asignar el 10% de los miembros constituyentes. Unas inexistentes “organización de jóvenes” o de “empresarios emprendedores” conformarían el 15%. Finalmente, los partidos políticos donde sólo militan el 5% de la población, pasarían a integrar el 30% de los escogidos.

Es obvio que una sobrerepresentación no va a determinar que se redacte una constitución mejor de la que tenemos, ni que será el fin de los conflictos sociales, como viene ocurriendo en Chile, donde los desmanes sociales se han incrementado. Mientras la ley no impere, y en el país no nazca un movimiento genuino que promueva valores morales, no saldremos del hoyo: no mas ignorantes en un país rico!.

Los comentarios están cerrados.